ENTREVISTAS: RUBEN GUTIERREZ

La oportunidad está presente todos los días

Rubén Gutiérrez Gonzáles nació en Ciudad de México. Con tan solo 20 años, dirige y lidera el equipo de Veracruz. Recientemente, viajó como invitado a la Escuela de Líderes de Colombia, un viaje que alimentó sus sueños: “Mi visión empresarial aumentó de manera significativa, mi próximo objetivo es hacer apertura en la ciudad de Cuernavaca y poder seguir pasando la oportunidad”, nos cuenta.

Al empezar a hablar sobre la superación de circunstancias que se van presentando en el día a día, Rubén Gutiérrez Gonzáles nos confiesa que algunos recuerdos han marcado su vida y le han enseñado a formar su carácter. A sus 17 años, falleció su abuela, y aún sin superar ese momento, nueve días después tuvo otra trágica noticia: “Mientras compartía un momento con algunos de mis amigos, me avisaron que mi madre había muerto. Fueron días tan desoladores que me llevaron a consumir sustancias y alcohol”, revela. Sin embargo, tiempo después, “tuve la fortuna de conocer este sistema, en donde me  acompañaron personas, cuya manera de ser, carácter y amabilidad me enseñaron que la vida sigue y que cada circunstancia se debe afrontar con la mejor actitud. Por eso, hoy agradezco a esas personas quienes, sin tener ninguna conexión familiar conmigo, siguen sumando en mi crecimiento personal”.

Actualmente, manifiesta que una de las experiencias que más lo han marcado fue tener la gran oportunidad de viajar por primera vez en avión a otro país, Colombia. Allí participó de la Escuela de Líderes y visitó las oficinas de Medellín y Rionegro: “Me sorprendieron por la actitud y entusiasmo que reflejaban en el momento de poder convivir, siendo una cultura diferente. De ellos pude aprender cómo disfrutar lo que se hace todos los días e integrarlo a un estilo de vida, pude darme cuenta que un sistema o una actitud no tiene que ver con el trabajo nada más, sino que esto lo debemos vivir por dentro y por fuera, en tu país o en otro lugar, en tu casa o en la calle. En el recibimiento que tuvimos me di cuenta que no les importó de donde éramos, siempre nos entregaron lo mejor”, destaca.

Así, recalca también que el poder conocer las oficinas y los equipos de trabajo de otro país le sirvió para ampliar su visión y, además, lo motivó a fortalecer los propósitos y experiencias de modo empresarial: “Me di cuenta de que no estamos solos en el proceso, porque en otros lugares hay gente que conversa de ir hacia la cima con la oportunidad, de conquistar su lugar de trabajo y de ser libres”.

Reflexiona además que “la posibilidad de ser parte de Impacto 21 es para todos, no importa tu pasado, de qué familia eres, de qué nacionalidad seas; entiendo que lo único que debemos tener para ser parte es siempre confiar en uno mismo y en los líderes”. Agrega que la oportunidad está presente todos los días, “ella no mira la raza, ni el color de piel o de qué país seas, se presenta en cualquier momento de tu vida, quizás cuando uno menos lo espera.

También hace hincapié en que existen dos factores que se deben aprender a dominar cuando se decide tomar una oportunidad y emprender: el miedo y la vergüenza. Por un lado, el miedo se puede definir como un límite mental: “Es importante saber convivir con él y aceptar que siempre nos acompañará en cualquier decisión que tomemos, por pequeña que sea. Por eso, aunque en ocasiones este sentimiento nos desborde, es importante aprender a vencerlo para que no nos paralice. Recuerda la frase: ‘Nunca dejes que el miedo sea tan grande que te impida seguir adelante´”, subraya.

Por otra parte, la vergüenza es una emoción que aparece cuando nos ven, o pueden vernos, haciendo algo que consideramos que daña nuestra apariencia: “Esta reacción emocional autoconsciente tiene como antecedente algún tipo de juicio que hacemos sobre nuestras propias acciones o bien ese juicio lo realiza alguien externo; lo cual me recuerda mis inicios cuando recibía críticas negativas de personas cercanas o de poca influencia”.

Lo esencial, nos dice Rubén, es la confianza, ya que esta “será la mejor arma, así cuando hayas intentado vencer el miedo y la vergüenza por primera vez, puedes tener la completa seguridad de que, a la siguiente ocasión, será mucho más fácil, y así sucesivamente. Solo tienes que confiar en ti mismo, y ya verás, cuando que cuando los superes y sigas hacia adelante, ganarás en autoestima y confianza. Es importante que te preguntes: ¿Cuántas oportunidades estoy dispuesto a dejar pasar?”.

Asimismo, añade que es momento de que los mexicanos “empecemos a pasar la oportunidad y hagamos de ella una realidad. Como en su momento lo hicieron mis líderes siendo extranjeros, quienes me dieron la posibilidad de emprender junto a ellos, existimos personas que día a día decidimos trabajar para expandir esta maravillosa oportunidad. Yo decidí hace mucho tiempo hacer las cosas bien, empleando las herramientas necesarias que me brindan y creando estrategias que permitan el crecimiento y el avance personal y empresarial”.

Hoy en día sigue agradeciendo a las personas que se suman en su proceso y al cambio constante, “demostrándome que soy capaz de hacerlo, así como hace un año lideré la oficina de Acapulco, hoy estoy en Veracruz donde están mis líderes y, junto a ellos, lidero este gran equipo con el que me encuentro muy agradecido porque día a día entregan su 100 % para que nuestro desarrollo y crecimiento aumente”, aprecia.

De igual manera, menciona que su visión está puesta en poner los cimientos “en la bella  ciudad de la eterna primavera, Cuernavaca, donde hoy nos preparamos con un equipo muy estable para ir por cosas grandes y empezar a liderar el país. Quiero que mi sueño de ser Regional no esté muy lejos y para esto no puedo parar, debo ser constante y  ambicioso ya que quiero ayudar a que mi país, México, sea protagonista.

Por último, aprovecha este espacio para agradecer a su padre, Rubén Gutiérrez, “quien me daba lo mejor todos los días y me inculcó valores, especialmente, la responsabilidad”, y a sus líderes, Manuel Barajas, Ángela Cano, Eilen Ariza, y a Alexander Cristancho y a su esposa, “por traer esta gran oportunidad a México, por el apoyo y el acompañamiento constante en mi proceso”.


Ver más entrevistas